Páginas

lunes, 16 de enero de 2012

Modificación del régimen económico matrimonial

Cuando dos personas deciden casarse uno de los aspectos que se regulan automáticamente, se quiera o no, son las relaciones económicas que se darán entre los cónyuges una vez el matrimonio se haya celebrado. Tanto en la legislación catalana como en la española se les ofrece a los contrayentes la posibilidad de elegir el régimen económico matrimonial que desean que rija durante la vigencia de su matrimonio y, para el caso de que nada decidan ni expresen sobre el asunto, se establece que el régimen de separación de bienes será el legalmente supletorio en la legislación catalana y el régimen de la sociedad de bienes gananciales en la normativa española.

También se establece en ambas legislaciones la posibilidad de modificar el régimen económico que esté vigente en el matrimonio, se haya realizado elección del mismo o no al contraer matrimonio. El cambio de régimen económico matrimonial deberá efectuarse a través de las capitulaciones matrimoniales con las estipulaciones que se establecen en la normativa aplicable. En el caso de que los cónyuges hubieran otorgado capitulaciones matrimoniales en el momento de contraer matrimonio o anteriormente, la modificación del régimen económico matrimonial deberá tener en cuenta la elección realizada, puesto que si se selecciona el mismo régimen económico matrimonial que ya regía las relaciones patrimoniales conyugales no servirán para nada estas segundas capitulaciones. La duda puede surgir si en estas segundas capitulaciones matrimoniales se dispone que el régimen económico matrimonial aplicable sea el legalmente supletorio vigente en el territorio. ¿Sería válida dicha elección?¿Se consideraría como una elección real? 

Cuando se otogan capitulaciones matrimonial por primera vez, es criterio consolidado de la Dirección General de Registros y del Notariado que el otorgamiento de capitulaciones matrimoniales estipulando como régimen económico matrimonial aquél que sería de aplicación por efecto de la ley en ausencia de elección por parte de los contrayentes o los cónyuges no implica una elección de régimen económico matrimonial pues no manifiesta una voluntad real de los contrayentes o los cónyuges sino que tan sólo confirma un efecto de la Ley que se daría existiera o no tal manifestación por parte de los interesados. ¿Se aplicaría también este criterio en el caso de otorgar unas segundas capitulaciones matrimoniales estipulando que el régimen aplicable sea el legalmente supletorio? Entiendo que sí porque el efecto final es el mismo: la aplicación del régimen económico matrimonial legalmente supletorio. En tal caso, podría ser suficiente otorgando unas capitulaciones matrimoniales en las que se estipulara la finalización del régimen económico matrimonial anteriormente elegido y no estableciendo una nueva elección.

Una modificación de régimen económico matrimonial que se da sin la intervención de la voluntad directa de los cónyuges es la que sucede cuando un matrimonio al que se le debe aplicar el régimen económico matrimonial de la sociedad de bienes gananciales del Código Civil decide separarse judicialmente. En este supuesto, cuando se dicte la Sentencia de separación se producirá la extinción del régimen económico matrimonial de la sociedad de bienes gananciales y resultará aplicable el régimen de la separación de bienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada